¿Qué es un embarazo ectópico? Causas, síntomas, tratamiento

¿Qué es un embarazo ectópico?

Desde la fertilización hasta el parto, el embarazo requiere una serie de pasos en el cuerpo de una mujer. Uno de estos pasos es cuando un óvulo fertilizado viaja al útero para adherirse. En el caso de un embarazo ectópico, el óvulo fertilizado no se adhiere al útero. En cambio, puede unirse a la trompa de Falopio, la cavidad abdominal o el cuello uterino.

Si bien una prueba de embarazo puede revelar que una mujer está embarazada, un óvulo fertilizado no puede crecer adecuadamente en ningún lugar que no sea el útero.

Según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP), los embarazos ectópicos ocurren en aproximadamente 1 de cada 50 embarazos (20 de cada 1,000).

Un embarazo ectópico no tratado puede ser una emergencia médica. El tratamiento inmediato reduce el riesgo de complicaciones del embarazo ectópico, aumenta las posibilidades de embarazos futuros y saludables y reduce las complicaciones de salud futuras.

Historia

El embarazo ectópico fue descrito por primera vez en el siglo XI. Hasta mediados del siglo XVIII era una patología generalmente fatal. John Bard informó la primera intervención quirúrgica exitosa para el tratamiento de un embarazo ectópico en la ciudad de Nueva York en 1759. La tasa de supervivencia a principios del siglo XIX era muy baja. Un informe demostró que, de un total de 30 pacientes, sólo 5 sobrevivieron a la operación abdominal. Curiosamente, la tasa de supervivencia en los pacientes que se dejaron sin tratamiento fue de 1 de cada 3 casos.

Epidemiología

Según estudios, el 1,6 por ciento de los embarazos es ectópico. De éstos, el 98 por ciento se producen en las trompas de Falopio. Por motivos no demasiado claros, cada vez resultan más frecuentes. Son factores de riesgo: infecciones abdominales previas (enfermedad pélvica inflamatoria), una enfermedad en la trompa de Falopio, un embarazo ectópico previo, ser portadora de DIU, la exposición fetal al dietilestilbestrol o una ligadura de trompas fallida (un procedimiento de esterilización en el que se corta u obstruye la trompa de Falopio), la endometriosis. En los raros casos en que una mujer queda embarazada con un dispositivo intrauterino (DIU) colocado, el riesgo de tener un embarazo ectópico es elevado.

Cuando ocurren, los embarazos ectópicos suelen desarrollarse en una de las trompas de Falopio (embarazo tubárico). Son infrecuentes los embarazos en el canal cervical, en el ovario o en la cavidad abdominal o pélvica. Un embarazo ectópico constituye un riesgo para la vida, por lo que debe ser interrumpido lo antes posible. Según algunas estadísticas, 1 de cada 826 mujeres con embarazos ectópicos muere por complicaciones. En España se estima que el embarazo ectópico constituye aproximadamente el 2.3 por ciento del número total de embarazos.

¿Qué causa un embarazo ectópico?

La causa de un embarazo ectópico no siempre está clara. En algunos casos, las siguientes condiciones se han relacionado con un embarazo ectópico:

  • Inflamación y cicatrización de las trompas de Falopio debido a una afección médica previa, infección o cirugía.
  • Factores hormonales.
  • Anomalías genéticas.
  • Defectos de nacimiento.
  • Afecciones médicas que afectan la forma y el estado de las trompas de Falopio y los órganos reproductivos.

Es posible que su médico pueda brindarle información más específica sobre su condición.

¿Quién está en riesgo de un embarazo ectópico?

Todas las mujeres sexualmente activas tienen algún riesgo de embarazo ectópico. Los factores de riesgo aumentan con cualquiera de los siguientes:

  • Edad materna de 35 años o más
  • Antecedentes de cirugía pélvica, cirugía abdominal o abortos múltiples.
  • Antecedentes de enfermedad inflamatoria pélvica (EPI).
  • Historia de endometriosis.
  • La concepción ocurrió a pesar de la ligadura de trompas o del dispositivo intrauterino (DIU).
  • Concepción ayudada por medicamentos o procedimientos de fertilidad.
  • Fumar.
  • Historia de embarazo ectópico.
  • Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual (ETS), como gonorrea o clamidia.
  • Tener anormalidades estructurales en las trompas de Falopio que dificultan el viaje del óvulo.

Si tiene alguno de los factores de riesgo anteriores, hable con su médico. Puede trabajar con su médico o un especialista en fertilidad para minimizar los riesgos de futuros embarazos ectópicos.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

Las náuseas y el dolor de seno son síntomas comunes tanto en embarazos ectópicos como uterinos. Los siguientes síntomas son más comunes en un embarazo ectópico y pueden indicar una emergencia médica:

  • ondas agudas de dolor en el abdomen, la pelvis, el hombro o el cuello
  • dolor intenso que ocurre en un lado del abdomen
  • manchado o sangrado vaginal ligero a intenso
  • mareos o desmayos
  • presión rectal

Debe comunicarse con su médico o buscar tratamiento inmediato si sabe que está embarazada y tiene alguno de estos síntomas.

Diagnosticar un embarazo ectópico

Si sospecha que puede tener un embarazo ectópico, consulte a su médico de inmediato. Los embarazos ectópicos no se pueden diagnosticar mediante un examen físico. Sin embargo, su médico aún puede realizar uno para descartar otros factores.

Otro paso para el diagnóstico es una ecografía transvaginal. Esto implica insertar un instrumento especial tipo varita en su vagina para que su médico pueda ver si hay un saco gestacional en el útero.

Su médico también puede usar un análisis de sangre para determinar sus niveles de hCG y progesterona. Estas son hormonas que están presentes durante el embarazo. Si estos niveles hormonales comienzan a disminuir o permanecen igual en el transcurso de unos días y no hay un saco gestacional en una ecografía, es probable que el embarazo sea ectópico.

Si tiene síntomas graves, como dolor o sangrado significativo, es posible que no haya tiempo suficiente para completar todos estos pasos. La trompa de Falopio podría romperse en casos extremos, causando hemorragias internas graves. Luego, su médico realizará una cirugía de emergencia para proporcionar un tratamiento inmediato.

Tratamiento del embarazo ectópico

Los embarazos ectópicos no son seguros para la madre. Además, el embrión no podrá desarrollarse a término. Es necesario extraer el embrión lo antes posible para la salud inmediata de la madre y la fertilidad a largo plazo. Las opciones de tratamiento varían según la ubicación del embarazo ectópico y su desarrollo.

Medicación

Su médico puede decidir que las complicaciones inmediatas son poco probables. En este caso, su médico puede recetarle varios medicamentos que podrían evitar que la masa ectópica explote. Según la AAFP, un medicamento común para esto es el metotrexato (Rheumatrex).

El metotrexato es un medicamento que detiene el crecimiento de las células que se dividen rápidamente, como las células de la masa ectópica. Si toma este medicamento, su médico se lo administrará en forma de inyección. También debe hacerse análisis de sangre periódicos para asegurarse de que el medicamento sea efectivo. Cuando es efectivo, el medicamento causará síntomas similares a los de un aborto espontáneo. Éstos incluyen:

  • calambres
  • sangrado
  • el paso de tejido

Rara vez se requiere cirugía adicional después de que esto ocurra. El metotrexato no conlleva los mismos riesgos de daño a las trompas de Falopio que vienen con la cirugía. Sin embargo, no podrá quedar embarazada durante varios meses después de tomar este medicamento.

Cirugía

Muchos cirujanos sugieren retirar el embrión y reparar cualquier daño interno. Este procedimiento se llama laparotomía. Su médico insertará una pequeña cámara a través de una pequeña incisión para asegurarse de que puedan ver su trabajo. Luego, el cirujano extrae el embrión y repara cualquier daño a la trompa de Falopio.

Si la cirugía no tiene éxito, el cirujano puede repetir una laparotomía, esta vez a través de una incisión más grande. Es posible que su médico también necesite extraer la trompa de Falopio durante la cirugía si está dañada.

Cuidados en el hogar

Su médico le dará instrucciones específicas sobre el cuidado de sus incisiones después de la cirugía. Los objetivos principales son mantener sus incisiones limpias y secas mientras sanan. Verifíquelos diariamente para detectar signos de infección, que podrían incluir:

  • sangrado que no se detendrá
  • sangrado excesivo
  • drenaje maloliente del sitio
  • caliente al tacto
  • rojez
  • hinchazón

Puede esperar un ligero sangrado vaginal y pequeños coágulos de sangre después de la cirugía. Esto puede ocurrir hasta seis semanas después de su procedimiento. Otras medidas de cuidado personal que puede tomar incluyen:

  • no levante nada que pese más de 4KG
  • beba muchos líquidos para prevenir el estreñimiento
  • descanso pélvico, lo que significa abstenerse de tener relaciones sexuales, usar tampones y duchas vaginales
  • descanse tanto como sea posible la primera semana después de la cirugía y luego aumente la actividad en las próximas semanas según lo tolere
  • Siempre notifique a su médico si su dolor aumenta o si siente que algo está fuera de lo común.

Prevención

La predicción y la prevención no son posibles en todos los casos. Es posible que pueda reducir su riesgo mediante un buen mantenimiento de la salud reproductiva. Haga que su pareja use condón durante las relaciones sexuales y limite su número de parejas sexuales. Esto reduce el riesgo de contraer ETS, que puede causar EPI, una afección que puede causar inflamación en las trompas de Falopio.

Mantenga visitas regulares con su médico, incluidos exámenes ginecológicos regulares y exámenes de detección de ETS regulares. Tomar medidas para mejorar su salud personal, como dejar de fumar, también es una buena estrategia preventiva.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

El pronóstico a largo plazo después de un embarazo ectópico depende de si causó algún daño físico. La mayoría de las personas que tienen embarazos ectópicos continúan teniendo embarazos saludables. Si ambas trompas de Falopio aún están intactas, o incluso solo una, el óvulo puede fertilizarse de manera normal. Sin embargo, si tiene un problema reproductivo preexistente, eso puede afectar su fertilidad futura y aumentar su riesgo de un embarazo ectópico futuro. Este es especialmente el caso si el problema reproductivo preexistente ha llevado previamente a un embarazo ectópico.

La cirugía puede cicatrizar las trompas de Falopio y puede aumentar la probabilidad de futuros embarazos ectópicos. Si es necesaria la extracción de una o ambas trompas de Falopio, hable con su médico sobre los posibles tratamientos de fertilidad. Un ejemplo es la fertilización in vitro que consiste en implantar un óvulo fertilizado en el útero.

La pérdida del embarazo, no importa cuán temprano, puede ser devastadora. Puede preguntarle a su médico si hay grupos de apoyo disponibles en el área para brindarle más apoyo después de la pérdida. Cuídate después de esta pérdida descansando, comiendo alimentos saludables y haciendo ejercicio cuando sea posible. Date tiempo para llorar.

Recuerde que muchas mujeres tienen embarazos y bebés saludables. Cuando esté lista, hable con su médico sobre las formas en que puede asegurarse de que su futuro embarazo sea saludable.

Fuente:Healthline

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.